martes, 30 de junio de 2009

Casi una experiencia religiosa


Mi primera experiencia con un negro creo que es digna de contar porque me dejó marcada y desde entonces cada vez que veo uno por la calle o en cualquier sitio me excito.
Fue en Portugal unas vacaciones, todavía era muy joven y con poca experiencia, estaba en una discoteca y el estaba con unos amigos, como soy alta rápidamente se fijó en mi, siempre fui bastante llamativa. Como iba acompañada por otros amigos sólo nos mirábamos, hasta que uno de sus amigos se me acercó y me dio un papelito con un número de teléfono y me hizo una señal como que era de su parte.
A decir verdad es que no me lo pensé demasiado y desde el servicio llamé, era él, hablamos como pudimos para entendernos y me dijo que si nos dábamos una vuelta, le deje que sí y al salir estaba ya en la puerta de los servicios esperándome, nos saludamos y sin que mis amigos se dieran cuenta salimos a la calle.
Paseamos casi sin hablar, el hablaba un portugués tan cerrado que casi no nos podíamos entender, tomamos una copa en un bar y después me dijo que si me acompañaba al hotel. Subimos en su coche y paramos en el aparcamiento, allí estuvimos un rato, me cogió la mano y al rato nos estábamos besando, salí del coche y me dijo que mejor, para que nadie nos viera, nos sentáramos en la parte trasera, así lo hicimos y seguimos besándonos. Tenía una boca muy carnosa y su piel olía a pimienta.
De los besos comenzamos a acariciarnos y yo viendo como iba a terminar la cosa me dejé hacer hasta que le di la espalda; el me seguía tocando y yo de verdad que jamás me había sentido tan caliente. Se la sacó y comenzó a penetrarme, la tenía como yo imaginaba que era la de los negros, grande y gorda.
Se corrió al poco de meterla y a mi no me había dado tiempo de terminar, lo que me dejó aún peor que antes porque estaba cumpliendo una de mis fantasías.
Al llegar al hotel sentía su leche como salía y me masturbé una y otra vez pensando en lo que había tenido dentro, hasta que me quedé dormida y con dolor en el clítoris.
No volví a verlo más pero fue mi fantasía durante meses.
Aconsejo probar a un hombre de color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada