martes, 23 de junio de 2009




Definitivamente la apuesta del sábado me está excitando más de lo esperado, sobre todo porque mi pareja me ha ‘castigado’ sin sexo hasta el día que vayamos al club, eso me exaspera, más por la prohibición que por la necesidad física, lo que hace que todo el día esté pensando en hacerlo.
Esta mañana me desperté temprano bastante calentita, así que me decidí a llamar a un amante de hace algún tiempo, tuve la suerte de dar con él y sobre todo de convencerlo sutilmente de mi deseo por quedar satisfecha, el pobre se tuvo que hacer 120 kms, más de hora y media de camino, para venir a verme un rato, eso sí, lo tenía más que motivado tras la charla telefónica.
Su llegada no pudo ser más triunfal y deseada, sobre todo porque lo recibí totalmente desnuda, se quedó casi de palo y nunca mejor dicho. De la puerta del piso al dormitorio casi lo hago en volandas porque me llevaba abrazada por la espalda todo el camino besándome sin descanso.
Fueron casi dos horas de sentirlo dentro mía, estaba tan agradecido que hasta repitió la jugada y la vedad es que tras su marcha hasta dolor, pero en mi bajo vientre seguía con gusto, estos castigos y apuestas me van a matar porque ahora sigo con más ganas de hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada